INTL CH Candela De Los Gábatos

"Candela"

 

Candela con una semana y con 20  días

Candela 1 mes

 

Qué tal todos,

¡Al fin me toca a mí! Soy Candela De Los Gábatos y vengo de Cartagena (Murcia), en España. Desde que Dolores, mi criadora, le dijo a mi mamá que cruzaría a mis padres, ella dijo: me encantaría tener una hijita de Flor y Sancho! Pero tenía que esperar a ver si nacían niñas y cómo eran, porque mi mami quería una chica de sangre cubana, hermosa y muy especial. Uy, qué espera más larga debió haber sido aquella, pero valió la pena porque se trataba de mí.

Y, por qué "Candela", se preguntarán? Pues porque nací de patitas y Franck -el criador de mi papá- le dijo a Dolores -con su acento cubano, chico- que, "las que nacen de patitas, son candela". Y parece que tenía razón. Soy tremenda, juguetona, zalamera como pocas y no hay nada que me guste más en el mundo que ser el centro de atención. También dice mi mamá que ese nombre me cae perfecto porque "Candela" es la "unidad de medida de la intensidad luminosa" y yo soy como una lucecita constante que todo lo ilumino con mi alegría.

 

Candela 5 meses

Candy 5 meses y medio

 

A los cuatro meses, volé en un 747 de Iberia de Madrid a Miami, donde me fueron a buscar mis papás. Ellos estaban preocupadísimos porque era un viaje tan largo, pero unos minutos después de haber llegado, ya me sentía en casa con ellos, haciendo relajo e inventando travesuras. Desde esa primera noche dormí como duermo siempre: acurrucada cerquita de alguno de los dos.

Lola, Charlie y Mikey me recibieron de lo más bien, sobre todo curiosos por la recién llegada. ¡Lola se parece tanto a mi mamá que a veces la confundía! Además, ha sido mi principal maestra al enseñarme todos sus trucos para mortificar a Mikey. Charlie... ese tipo es la dulzura personificada y, desde el primer momento, me adoptó como su protegida.

Y ni me imaginaba que necesitaría protección, pero es que no había conocido a Skippy -el gato maquiavélico-, y a Alejandro -el conejo gigante. Los muy cobardes quisieron hacerse los valentones con la bebé recién llegada, pero Lola y Charlie los pusieron en su lugar, rapidito. Qué rico es ser la consentida. A propósito, ya son mis amigos y a los dos les he dado sus buenas correteadas para que sepan que las bebés habaneras también crecen. Y por favor no le digan a Alejandro, pero, cada vez que puedo, paso por la lavandería y le robo algún trocito de pan que tiene guardado y me lo llevo a toda carrera a esconderlo en el lugar de mis tesoros.

 

Candela, qué ojos!

 Candy con 8 meses

Mi pasatiempo preferido es hacer que me acaricien. Siempre hay voluntarios para el trabajo así es que, por ese lado, no tengo problemas. Además, si se cansan, les doy un empujoncito en su mano para que sepan que yo todavía necesito más. Si no, pues pasó donde el siguiente que resume la tarea, mientras me voy derritiendo y quedando dormida. Otra cosa que me encanta es ver tele con mi papá. Bueno, al menos yo la veo, porque lo escalo cuando está recostado en la cama y me siento en su hombro - o más bien, un poquito frente a su cara, muy acomodadita y lista para que me acaricie.

También me encanta jugar "chew-face" con Lola y Charlie y, por lo general, yo soy la masticada. No es de extrañar, entonces, que siempre ande con la mitad de los moños sueltos, lo que hace que, cada vez que alguien de la casa me mira, tenga que reírse.

Cuando era más chiquita y no tan rápida como soy ahora, no había forma que les ganara a Lola, Charlie y Mikey cuando alguien nos tiraba un muñeco y volábamos a ver quién lo cogía primero. A Lola no hay quien la gane, pero cuando Charlie lo cogía inventé una forma de "ayudarlo" a llevárselo a mi mamá: mientras él corría con el muñeco en la boca, yo me guindaba de su oreja como un arete peludo. El muy buena gente nunca me hizo nada.

Me encanta pasear y estar con gente. Ya sé que no siempre me pueden llevar y que, si me quedo, las nanas me cuidan. Pero eso no quita que, cuando llegan, tenga que darles su buena regañadita con esos murmullos ronquitos que me salen cuando tengo la razón de lo que exijo. No entiendo por qué, en vez de quedar muy consternados, se mueren de la risa. 

Una actriz de primera línea, cubana de sangre y de espíritu, española de nacimiento y panameña por adopción, soy una Habanera increíble, enamorada de la vida y de toda mi gente.

Candela

 

 

 

 

TOP